SIN TROMPO DE PONER

SIN TROMPO DE PONER
COMPRA TU LIBRO AQUI PULSA
Loading...

OJOS LLENOS DE ABRIL

OJOS LLENOS DE ABRIL
PULSA LA IMAGEN PARA COMPRAR

SIN TROMPO DE PONER


"Los escritos de Paul Paniagua subliman el espíritu, conquistan la alegría, y nos hacen ver la vida con humor y optimismo... Desde el título, Paul Paniagua nos penetra en un espacio lúdico, inspirado en los juegos de trompos. Para el autor, el texto es una métafora de la vida.Es un liSbro original que atrapa al lector.. Estos textos hiperbreves no se pueden leer con el ceño fruncido, sino una una amplia sonrisa. " Dra. Mara L. García BYU

"Mis textos descubren el misterio de la vida, las cosas, y aún hasta en una toalla vieja o inodoro cualquiera, se desenmascara la ocasión de reír y llorar. Espero que mis textos enseñen a enfrentar la vida sin miedo; no hay razón para no ser feliz en ella. No hay excusa para no serlo ni trompo de poner alguno que tenga que pagar por nuestras culpas". Paul Jr Paniagua


SIN TROMPO DE PONER



EL INODORO


El inodoro irrumpe en protesta. Se estremece de llanto. No acepta su terrible destino. Solloza. Traga de todo. Anticipa saldar cualquier cuenta pendiente. No se da por vencido. Sufre acoso moral. Le resulta absurdo contemplar el suicidio. No se acobarda. Sigue de pie resoluto.


Thursday, September 29, 2011

EL VAGABUNDO




Encontrándose cansado después de andar errante por varios miles de años; decidió, detenerse en un oasis. Se acostó en una hamaca libre bajo la sombra de una palmera; se tomó un coco, y comió algunos dátiles. Ya no quería ser despreciado más por los habitantes de esta tierra; ni menos, ser señalado como la oveja  negra que parecía  haber sido en el  principio de los tiempos. Aquel fratricidio fue el resultado de codiciar las  ovejas de su hermano Abel, y aquel bochorno, el del rechazo de su ofrenda: todas, razones del castigo eterno impuesto. Empezaba a entenderlo así, después  de algunos siglos de estudiarlo. Se le acercó un hombre que con acierto le identificó como Caín, el vagabundo. Caín trató de ocultar su marca al solo verle.
--No la pasas mal como algunos piensan, dijo al verlo columpiarse sobre aquella hamaca, mientras se impulsaba con el pie. Caín se levantó al instante y le degolló sin titubear. Luego, volvió a acostarse sobre la hamaca ensimismado pensando en la injusticia y severidad de aquel castigo impuesto contra él. Pronto, la sangre de aquella otra víctima reclamó justicia a los cielos. El de arriba alarmado, confirmó aquel previo castigo eterno impuesto como justo.


Paul Jr Paniagua
Copyright 2011
Sin Trompo de Poner

No comments:

Post a Comment